Rockerbox Vintage Motorbikes

Rockerbox Vintage Motorbikes In Rockerbox we create more than beautiful motorbikes, we create self-discovery tools: tools that will enhance the freedom that´s already within you.

Operating as usual

Miss you loco!
12/01/2016

Miss you loco!

Black Sunday @ Churchill's Pub. Our first Motorcycle show & we're really proud about it.

Rockerbox, out of the box motorbikes.

06/14/2016

This is the result of blending structure, shape and light.
The paintjob was done by the talented @no_luck_13

Stance, among other meanings, a position or point of view.BMW R75 ~ 1971 / Racing.
05/29/2016

Stance, among other meanings, a position or point of view.
BMW R75 ~ 1971 / Racing.

One shock and one massive adaptation to the swing arm.#BMWR75 #caferacer
05/28/2016

One shock and one massive adaptation to the swing arm.
#BMWR75 #caferacer

BMW R75 1972 / Racing / Custom / Hand Crafted / Design / Taylor Made / Miami
05/27/2016

BMW R75 1972 / Racing / Custom / Hand Crafted / Design / Taylor Made / Miami

BMW R75 1972 / Getting closer to the finish line...
05/26/2016

BMW R75 1972 / Getting closer to the finish line...

Time out!Customising motorcycles is not as easy as it seems.It needs many things...At least,passion is one of these.
05/14/2016

Time out!
Customising motorcycles is not as easy as it seems.
It needs many things...
At least,
passion is one of these.

How to create a café racer custom tail, hide a battery where the air filter should be and drink a refreshing PBR all at ...
12/03/2015

How to create a café racer custom tail, hide a battery where the air filter should be and drink a refreshing PBR all at once.
Cheers to the craftsmen! Cheers to this future badass 1972 BMW R75.

www.rockerboxmotorbikes.com
@rockerbox_motorbikes

Time is always rewarding. You have time to build yourself... you have time to build something else.
12/02/2015

Time is always rewarding. You have time to build yourself... you have time to build something else.

★ measurements ~ distance ~ geometry ★While working on 7 (seven), a 1985 BMW K100 Brat style.www.rockerboxmotorbikes.com...
11/17/2015

★ measurements ~ distance ~ geometry ★

While working on 7 (seven), a 1985 BMW K100 Brat style.

www.rockerboxmotorbikes.com
@rockerbox_motorbikes

I had the chance to meet Greg at Ipiales, Colombia, the border with Ecuador... and when he and François, two tough biker...
11/12/2015

I had the chance to meet Greg at Ipiales, Colombia, the border with Ecuador... and when he and François, two tough bikers from different parts of the world, USA and Canada, saw me coming at the immigration control, we started talking immediately and sharing our experiences.
After crossing the borders we decided to ride together during the day and as soon as we jumped on our bikes, it's started pouring as f**k.
We were on our way to Quito, Ecuador, and I must say that ridding with these guys was probably one of the highlights of the trip; so much fun. Mountains, dirt roads, rain, cars, trucks and small towns were part of the view on a cloudy wet day. That was the first time I was sharing the road with somebody else, and I can tell you that it felt pretty good, like a sort of instant brotherhood.
François had some friends in Ibarra, half way to Quito, so we split our journey at that point. We took some time to make some pictures together, exchange our contacts to keep track on each other's lives and then we kept on riding with Greg, side by side, to the capital city of Ecuador.
Greg was riding a BMW GS1200 brand new, probably the greatest contrast when it comes to my bike, a 1971 R60, a 44 year old motorcycle. He told me not to worry, to take my time, that he would wait for me... and that's what he did; not to mention while we were climbing on the mountains, on the big and slope roads, where La Curiosa suffered the most.
We arrived late that night, pretty tired after a long day and we had a great dinner at Los Horneros, one of the best pizza restaurants from Ecuador.
After fulfilling our own belly tanks, he left to a hostel where he had some friends and I left on a different direction; I was invited to spend some days at the house of one of my father's friend, a great family that received me like if they already knew me for a long time.
After that day, Greg and me followed different trips but we stayed in contact all this time.
I invited him to stop at home, in Buenos Aires, and he told me he would love to come to visit me before going to the end of the world, Ushuaia, what he did lately.
We both kept our words, and this picture was taken at home, in Buenos Aires, a couple weeks ago, where he stayed for two days.
Greg is now back in Minneapolis, his homeland, after 50.000 kms on his BMW.
It was great meeting him, and I wish him the best on his new journey.
Thank you for stopping by!
Safe travels, my friend.

www.rockerboxmotorbikes.com

Good times, preparing "La Curiosa", a 1971 BMW R60, for a long ride from Miami to Buenos Aires, Argentina. Everything ne...
11/10/2015

Good times, preparing "La Curiosa", a 1971 BMW R60, for a long ride from Miami to Buenos Aires, Argentina. Everything new was about to come, and we made it.

www.rockerboxmotorbikes.com

You wake up in the morning and you find this bike in front of your chimney...★ Surprise! 1982 Yamaha Seca 750 Tracker St...
10/22/2015

You wake up in the morning and you find this bike in front of your chimney...

★ Surprise! 1982 Yamaha Seca 750 Tracker Style.

www.rockerboxmotorbikes.com
Instagram @rockerbox_motorbikes

Guillermo, performing on the 1985 K100 Brat style... and there's always time for a good conversation.★ unique expression...
10/22/2015

Guillermo, performing on the 1985 K100 Brat style... and there's always time for a good conversation.

★ unique expressions ★

Instagram @rocerbox_motorbikes
www.rockerboxmotorbikes.com

Imagine this on your living room... wouldn't be f**king great?Just make your choice!* Souvenirs from the 11th annual Bar...
10/21/2015

Imagine this on your living room... wouldn't be f**king great?
Just make your choice!

* Souvenirs from the 11th annual Barber Vintage Motorcycle Festival at Birmingham, Alabama.

www.rockerboxmotorbikes.com

It's always cool to go out for a ride with friends!* Souvenirs from the 11th annual Barber Vintage Motorcycle Festival a...
10/20/2015

It's always cool to go out for a ride with friends!

* Souvenirs from the 11th annual Barber Vintage Motorcycle Festival at Birmingham, Alabama.

www.rockerboxmotorbikes.com

1972 BMW R75 future Café Racer.
08/30/2015

1972 BMW R75 future Café Racer.

1972 BMW R75 future Café Racer.

When it comes to custom building, lathe machines to create unique pieces.Check the evolution on the 1972 BMW R75 future ...
07/03/2015

When it comes to custom building, lathe machines to create unique pieces.
Check the evolution on the 1972 BMW R75 future Café Racer.
Also one panoramic photo from the shop while the 1977 Royal Enfield waits patiently it's own turn.

Rockerbox, out of the box motorbikes.
www.rockerboxmotorbikes.com

In the meantime, at the shop, after a couple gin tonics...We are serious people! Alright?Rockerbox & Friends.www.rockerb...
06/17/2015

In the meantime, at the shop, after a couple gin tonics...
We are serious people! Alright?

Rockerbox & Friends.
www.rockerboxmotorbikes.com

And more over when you can follow the lines.Benjamin, the poet, your pencil is a true sequence.Read, you would say...Get...
06/16/2015

And more over when you can follow the lines.
Benjamin, the poet, your pencil is a true sequence.
Read, you would say...
Getting deeper on customizing art.

Rockerbox, unique expressions.
www.rockerboxmotorbikes.com

It looks like simple... but is not quite like that.Just check a posible sequence.Installing two custom disk brakes on th...
06/11/2015

It looks like simple... but is not quite like that.
Just check a posible sequence.
Installing two custom disk brakes on the front wheel, and one on the back wheel.
Rockerbox, meteorites and moonlights.
www.rockerboxmotorbikes.com

06/11/2015

It looks like it's pretty simple.

Rockerbox, craftsmen.

New project on canvas: 1972 BMW R75 Café Racer.Work in progress; one thing at a time... and here we go again!www.rockerb...
06/02/2015

New project on canvas: 1972 BMW R75 Café Racer.
Work in progress; one thing at a time... and here we go again!

www.rockerboxmotorbikes.com

06/02/2015

Sound day night. Thumbs up!
The new project on canvas: 1972 BMW R75 Café Racer.

Rockerbox, we build them, we ride them.

@ En casa, Buenos Aires, Argentina - 25.05.15.Me despedí de Diego, Juan y Alejandro en Casa Los Molles, Tilcara, y me em...
05/27/2015

@ En casa, Buenos Aires, Argentina - 25.05.15.

Me despedí de Diego, Juan y Alejandro en Casa Los Molles, Tilcara, y me empujaron barranca bajo hasta que la moto arrancó. Los saludé desde el llano, acelerando en el lugar, y viendo como tres nuevos amigos me miraban desde arriba de la pendiente. Recordé las palabras de Diego citando a Los Redonditos de Ricota: “El que abandona no tiene premio”, y encaré mi camino hacia Esquina, Corrientes, donde me esperaba mi gran amigo Nacho y su familia.
De Tilcara hasta Esquina hay unos 1.295 kilómetros y sabía que al menos tardaría dos días en llegar. Salí tarde, siendo casi el mediodía, aún serpenteando los últimos tramos de montaña y sintiendo que las pendientes eran cada vez menores. El paisaje había cambiado... y los cerros tenían colores más diversos; el clima también era más cálido, más agradable: ya no tenía frío y el sol te calentaba levemente el cuerpo, haciéndolo todo más suave y placentero. Estaba en Argentina, recorriendo lugares que me resultaban familiares y mentalmente me transportaba al viaje que había hecho con la Royal Enfield a principios del 2013… por ahí ya había andado, y aquel había sido mi primer entrenamiento, la prueba que me permitió concluir que si podía hacer un viaje de quince días en moto por el norte de Argentina y Chile, cruzando las cordilleras en un sentido y en otro, también podía viajar desde USA hasta la Argentina. En ese mismo momento, luego de dos años y medio de aquella travesía, cerraba el círculo, avanzando tranquilamente por Jujuy y Salta, observando y disfrutando de los últimos días de mi viaje con La Curiosa.
Paré a cargar gasolina a las dos horas de haber arrancado, y tan sólo unos kilómetros después empecé a escuchar un zumbido rítmico proveniente de abajo de la moto que me resultaba extraño. En movimiento me acerqué con la cabeza hacia la rueda delantera y el sonido parecía disminuir… y cuando me incliné hacia la rueda trasera, el ruido parecía aumentar. El hecho de estar en la etapa final del viaje, y luego de haber recorrido tanto, no me sorprendió que la vibración fuera propia del desgaste en el dibujo de la rueda… o al menos eso creía, y decidí continuar. Sólo bastaron algunos kilómetros más para confirmar que en realidad el problema era bien claro: la rueda trasera comenzó a perder agarre y la moto empezó a viborear suavemente en señal de que la goma estaba baja, o en el peor de los casos, se había pinchado por sexta vez. Conocía esa sensación y sabía lo que tenía que hacer, pero no tenía ganas de perder la tranquilidad con la que viajaba, y en el fondo, como siempre, me aferraba al menor de los problemas.
Paré a un costado de la ruta teniendo presente que no podía permitirme apagar el motor, y manteniendo la moto acelerada con una mano y sacando el inflador al mismo tiempo con la otra, probé con la primera de mis alternativas. La rueda tardó en inflar, lo cual no era un buen síntoma, y a los pocos metros de arrancar confirmé que la rueda estaba pinchada. La paz había durado muy poco... y para no variar, La Curiosa, tenía preparada una prueba más para superar, en Argentina, cuando creía que todo iba a estar bien. Cambiar la cámara de la rueda implicaba apagar la moto... y estando sólo y sin gente a mi alrededor para empujarme, la tarea se complicaba aún más. Busqué avanzar hasta encontrar gente, pero el pueblo más cercano parecía no llegar nunca. Aproveché una gran subida para detenerme con el siguiente plan: una vez cambiada la cámara me tiraría cuesta abajo y arrancaría en segunda. Estaba a las puteadas, pero intenté tomármelo con calma; otra mancha más al tigre. Saqué la rueda trasera maldiciendo al aire y hablando en voz alta con frases del tipo “a ver, qué más?”, “dale, tirame un hueso!” o “listo, ya está, no te parece que fue suficiente? Déjame un poco en paz”, y volví a colocar todo en su lugar tratando de no equivocarme y evitando volver a pinchar la cámara con las barretas. Una vez que terminé, me fumé un pucho, cargué el equipo en la moto y nos tiramos pendiente abajo. La moto prendió y festejé para mis adentros rogando que fuera el último de los problemas al que tenía que enfrentarme.
Entré a la ruta 16 en dirección hacia Resistencia, Chaco, por una recta larga coronada de arbustos de flores amarillas. El camino no estaba en las mejores condiciones y debía estar atento a los pozos que aparecían rápidamente. Las horas de luz eran cada vez más cortas, y la noche no tardó en llegar.
Nacho me había advertido de los animales sueltos en la ruta, y al parar a cargar combustible en Taco Pozo, a 500 km de resistencia, escuché el mismo comentario de la persona que trabajaba en la estación de servicio: “vas a seguir camino de noche? Ojo que es muy peligroso. Hay muchos animales y los próximos 100 km son los peores” dijo, y continuó: “yo que vos me quedo acá y arranco mañana temprano; si tenés carpa podés dormir acá, nadie molesta ni toca nada”. Esta era la segunda advertencia que escuchaba sobre los animales y si bien me faltaba mucho por recorrer, me pareció prudente parar y pasar la noche ahí; dormir en carpa en la Argentina le agregarían otra nota de color al viaje.
Acomodé la moto, cerré las cajas con llave y armé la carpa en el lugar que me pareció más cómodo. Fui hasta una gomería para arreglar la cámara que había cambiado… y cuando el gomero vio cómo habían arreglado la pinchadura anterior, dijo: “un desastre, quién vulcanizó esto?” preferí no contestarle, y para mis adentros pensé: esta cámara aguantó desde Panamá hasta acá, tan mal no puede haber estado emparchada. Volví hacia la estación de servicio, y mientras hacía tiempo saqué la guitarra y me entretuve durante un rato tocando sentado en el banco de una pequeña plaza fría y vacía. La luz de la gasolinera iluminaba a la distancia, y las camionetas, los autos y las motos, desfilaban para cargar combustible; era viernes a la noche, y es probable que por ello hubiera tanto movimiento de motos y scooters; se estaban preparando para salir de joda. El frío y el rocío de la noche me obligaron a meterme en la carpa: no tenía mucho que hacer salvo intentar matar el tiempo, mirar algunas fotos y buscar conciliar el sueño hasta la madrugada.
Cuando era un adolescente mis padres me compraron un ciclomotor chino de 50 cc de marca Jialing, y ya en aquel entonces, con mis amigos, les hacíamos modificaciones a nuestras motos creyendo que éramos muy cancheros, paseando durante horas, noches enteras, corriendo carreras, y haciendo un ruido insoportable con aquellos escapes de tipo “vejiga”. No parábamos ni un segundo... y tampoco éramos conscientes de todo lo que molestábamos a padres y adultos que intentaban dormir con tanto estruendo. Esa noche, en Taco Pozo, sufrí la venganza de la Jialing: una innumerable cantidad de motos circulaba sin parar, pasando a metros de la carpa, despertándome a cada rato y volviéndome loco con cada acelerada; la ironía de las vueltas de la vida.
Me levanté a las seis y veinte de la madrugada, aún de noche, para desarmar la carpa, preparar la moto y el equipo; estaba cansado. Aproveché que aparecieron dos camionetas para preguntarles si me ayudarían a remolcarme… pero entre ellos se miraban y dudaban si darme una mano o no. Carlos, uno de ellos, aceptó con dificultad, y luego me diría que me ayudó porque creyó que era extranjero, que él había viajado, pero que los argentinos eran un desastre. Las personas tenemos la tendencia a hablar de los demás como si nosotros mismos no estuviéramos incluidos en el grupo… y buscándole el lado bueno de las cosas le dije: “pero vos me ayudaste” dándole a entender que en realidad nada era tan malo como parecía, y me respondió: “sí, pero el otro no te quería ayudar”. No insistí más en el tema, le agradecí y seguí mi camino, aún oscuro, y con una densa neblina que duró más de ciento cincuenta kilómetros, como hasta las diez y pico de la mañana.
Sabía que tenía un día largo por recorrer, precisamente unos 850 km, y eso significaba mucho más del promedio de lo que había realizado en las últimas semanas, pero a Nacho le había prometido que llegaría a Esquina tal y como se lo había dicho un año antes, y él, con un fuerte dolor de espalda, había arrancado para esperarme en la casa del campo.
En mi cabeza abundaban los pensamientos... y ensimismado como venía, me perdí en un arrobo de ideas, de imágenes, recuerdos, proyectos y emociones diferentes. Sin darme cuenta me encontré contando los kilómetros uno a uno, atrapado en la ansiedad, como anestesiado en un túnel de reflexión: veía a mi familia, los abrazaba mentalmente, pensaba en el encuentro con Nacho que después de un año estaba a sólo un rato de volverse realidad, pensaba en mi cumpleaños al día siguente, festejando con su familia y sus hijos: todo un torbellino de sensaciones hasta que de pronto recordé esas palabras que tanto había escuchado, una y otra vez: "disfrutá que se viene lo mejor”… y abrí lo ojos, como si estuvieran vendados, y vi la llanura Argentina, extensa, de cielo celeste pastel, de pastos verdes y campos con vacas y animales a un lado y a otro de la ruta, con nubes que se acumulaban progresivamente como escaleras que me llevaban a un horizonte promisorio, cercano y palpable. Eran mis últimos días de viaje, luego de ocho meses de ruta y dificultades, eran mis últimos kilómetros… y todo era tan hermoso, con palmeras exóticas al medio ambiente y a las que nunca había prestado atención, con los cascos antiguos y los ranchos parapetados entre eucaliptos y árboles que parecían pequeños hongos rebosando aquí y allá; silos de granos, molinos de viento, campos inundados por la reciente lluvia de la noche anterior. Eran los últimos días de una larga travesía… el viaje estaba llegando a su fin, y me emocioné, sorprendido e incrédulo por estar en esas tierras que tanto había anhelado: la provincia de Corrientes me recibía de brazos abiertos, iluminada por ese atardecer que nada tenía que ver con el atardecer boliviano, y que a diferencia de aquel, dorado como el oro, este era suave y blanquecino.
Cuando llegué a la capital de Corrientes me conecté al wifi que tenían en una estación de servicio y en cuestión de minutos, con la poca batería que tenía, les avisé a mi familia, mi novia y amigos más cercanos dónde me encontraba. Pablo y Facundo, que me preguntaban por dónde andaba, les contesté muy rápidamente por dónde venía y hacia donde iba. Como me quedaban muy pocas horas de luz y 300 km hasta llegar al campo de Esquina, me despedí de ellos de manera tajante: “Sí, bajo por la ruta 12, chau, me fui!”. Rellené el nivel de aceite, me empujaron, y salí nuevamente por la ruta 12 en dirección hacia Goya. El campo de Nacho queda entre Goya y Esquina… y al pasar Goya, la noche ya había caído nuevamente. La cantidad de insectos que habían en la ruta me obligaron a apoyar la cabeza sobre la mano izquierda y a esconderme detrás del parabrisas de la moto; tener que andar limpiando a cada rato los bichos que explotan contra el visor del casco es bastante molesto y te quitan mucha visibilidad.
Contaba los kilómetros calculando cómo y cuándo iba a llegar, repasando mentalmente el nivel de aceite, escuchando las válvulas bajo el mentón, apoyado sobre el bolso de tanque, con las luces de frente, las líneas que te indican el camino… y siento que una camioneta me quiere rebasar pero se queda al lado mío, iluminando, y escucho a alguien que me grita algo, adentro del casco, con el ruido de los escapes, y vuelvo a mirar, hacia la camioneta. Una persona con medio cuerpo afuera de la ventanilla me mostraba una botella y en mi cabeza entendí: querés un fernet?! y cuando volví a mirar… eran Pablo y Facu que se reían desde adentro de la camioneta. No lo podía entender…. Me arrimé a la banquina y ellos pararon delante mío. Facu se bajó sonriendo de la camioneta y revoleando los brazos, dijo: "Qué pasa Lopez?”, y lo veo a Pablo que se baja del otro lado, explotando de la risa. Impresionante, no salía de mi asombro. Se acercaron y me abrazaron arriba de la moto. Charlamos un rato, mientras los autos que pasaban veían a tres amigos brindando a un costado de la ruta. Le sacamos todo el peso a la moto y salimos en búsqueda del campo con las indicaciones que teníamos. Era la primera vez que la moto viajaba liviana en todo el viaje… y siempre digo que los amigos son como islas donde uno se puede tirar a descansar.
La Curiosa estaba alta, y los tacos que habían quedado en las ruedas la hacían vibrar diferente, y me acordé de la salida de Enduro en El Salvador, por el medio de la selva.
La moto se sentía muy agradable, y mis amigos que venían detrás, prendieron las luces altas y todo se veía de otra manera, se veía más. Bajé los espejos para evitar el reflejo y avanzamos por lo que en el fondo parecía un cuadro. Dimos unas vueltas, y nos costó un poco encontrar la entrada al campo. Había llovido y la ruta, que era de tierra, estaba toda embarrada. Me mandé, muy relajado: sin peso en la moto y con los chicos atrás en la camioneta. Empecé esquivando huellas y patinando en el barro, hasta que se me fue la rueda y se paró el motor. Después de unos instantes escucho a Pablo que grita: “no me digas que se te paró el motor…”. Intenté sacarla de donde estaba, la pateé un par de veces con todas las botas embarradas… pero no había caso. Facu, desde el asiento del conductor, gritó: "Tenemos que bajar?” a lo que le contesté: “… y, sí”. Facu se bajó de la camioneta sin las zapatillas y se acercó a mi para empujarla en el medio del barro, pero tampoco. “La subimos a la camioneta, no?” dijo. Un auto que venía detrás frenó y José se bajó a ayudar. Entre los cuatro la subimos y la atamos. Me senté en la caja con La Curiosa, y avanzamos a buscar la entrada de la casa entre las huellas y los pastizales. Encontramos la tranquera y la casa que estaba iluminada, en el fondo. Le grité a Nacho a ver si nos escuchaba… y entramos por el costado. De pronto lo escucho a Nacho, y lo veo venir, caminando. “Llegaste”, me grita a la distancia. Nos dimos un abrazo y me dijo: “Bienvenido. Y a tus amigos les vamos a dar asilo”.
Cenamos, charlamos, tomamos vino y nos fuimos al río. Y bien entrada la noche, brindamos a la hora de mi cumpleaños.
Nos levantamos tarde, como a las once… y ya estaban preparando el locro, y fuimos a buscar a unos amigos de la familia atravesando la ruta de barro en la camioneta que manejaba Cacu, el hermano de Nacho. Volvimos y almorzamos, entre vinos, en una mesa larga porque éramos muchos, al aire libre, con el pasto debajo de los pies. Todos contaban cosas y anécdotas, y Pablo y Facu se despidieron después del almuerzo. Sacamos unas fotos con la moto arriba de la chata, y encararon el viaje de vuelta a Buenos Aires. Habían arrancado el día anterior, a la cacería, a encontrarme en algún lugar de la ruta con la poca información que tenían. Me habían hecho una gran sorpresa… y allá iban, nuevamente, mis amigos.
Dormí la siesta, y a la noche cené con la familia, y trajeron una torta para soplar las velitas.
Al día siguiente me acompañaron hasta la ruta, y me despedí una vez más. Aún me quedaban unos 600 km hasta casa, era mi último día de viaje. Fui contando los kilómetros, parando a cargar combustible y a medir el nivel de aceite. En todos esos lugares tuvieron que empujarme para volver a arrancar. Y vi el puente de Zárate Brazo Largo… estaba a sólo un rato. Buenos Aires, y la flecha indicaba para allá. Agarré la ruta 9 hasta la ruta 25, y salí en la Panamericana, esa ruta que tantas veces había visto, y entré a Mapuche haciendo ruido, saludé a los padres de Javier que bajaron la ventanilla para decirme que fuera despacio por Avenida de Los Robles, cuyos árboles formaban un túnel. Y vi mi casa luego de pasar las cinco esquinas... y mi papá saltaba de la alegría. Frené, aceleré la moto un par de veces y fueron saliendo y abrazándome uno por uno: Fer apareció sonriendo, con la panza redonda, y con lágrimas en los ojos, y luego llegó mi madrina Patricia, con su cara hermosa, sonriendo al igual que Fer. Whichi la abrazaba a Patri, también, emocionada… y Gonzalo salió desde atrás con esa mirada serena. Alvaro apareció a los minutos, estacionó el auto y se bajó: “Irma, querido” dijo, y nos abrazamos como hermanos.
Estuvimos un rato charlando afuera y luego entramos a la casa. Café, facturas, panes en librito, la familia, una fiesta.
Fueron ocho meses y muchos kilómetros... y la vida está al alcance de todos. Mi abuelo decía: “La vida es como una pelea de box, tres minutos de pelea y uno de descanso”. No fue fácil la pelea, y estuvo concentrada en ocho meses. Hay cosas que dependen de uno y hay otras que no... y entre ellas aprendí que ese límite es difuso, pero que uno puede intentar jugar con él. Son las decisiones que uno toma... y las incertidumbres, forman parte de la ecuación.

www.rockerboxmotorbikes.com

Address


Opening Hours

Monday 10am - 6pm
Tuesday 10am - 6pm
Wednesday 10am - 6pm
Thursday 10am - 6pm
Friday 10am - 6pm
Saturday 10am - 6pm

Telephone

(786) 620-7086

Alerts

Be the first to know and let us send you an email when Rockerbox Vintage Motorbikes posts news and promotions. Your email address will not be used for any other purpose, and you can unsubscribe at any time.

Contact The Business

Send a message to Rockerbox Vintage Motorbikes:

Videos

Nearby autos & automotive services

Comments

Sister of "La Curiosa" ?